home syndication

“He cometido el peor de los pecados, que un hombre no puede cometer; no he sido feliz”

…Poco antes de morir escribiría Borges.

Era el año de 1940 y Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares publicaban un libro de esos que se saborean nadamás de saber su existencia. Esto me sucedió al menos a mí, cuando un muy buen amigo mío me lo recomendó y terminó regalandome por simbólicos $20 pesos.

borges-sky.jpg

Los escritores recopilaron pequeñas y extraordinarias historias, ficticias y reales, increibles y fantasticas, referentes a sucesos mágicos y a sucesos históricos, de muchas naciones y épocas. A esta antología de literatura fantástica le nombraron: “Cuentos breves y extraordinarios”.


se murió Borges hace 20 años.

Y, pues transcribo uno de esos cuentos (el primero del libro) que seleccionó… ImaGineMoS: un cuento de entre muchos de algún lugar del mundo y de algún momento de la historia y seleccionado por nadamenos que Jorge Luis Borges. Bajo este contexto…

LA SENTENCIA

Aquella noche, en la hora de la rata, el emperador soñó que había salido de su palacio y que en la obscuridad caminaba por el jardín, bajo los árboles en flor. Algo se arrodilló a sus pies y le pidió amparo. El emperador accedió; el suplicante dijo que era un dragón y que los astros le habían revelado que al día siguiente, antes de la caida de la noche, Wei Ceng, ministro del emperador, le cortaría la cabeza. En el sueño, el emperador juró protegerlo.

Al despertarse, el emperador preguntó por Wei Cheng. Le dijeron que no estaba en el palacio; el emperador lo mandó buscar y lo tuvo atareado el día entero para que no matara al dragón y hacia el atardecer le propuso que jugaran al ajedrez. La partida era larga, el ministro estaba cansado y se quedó dormido.

Un estruendo conmovió la tierra. Poco despues irrumpieron dos capitanes, que traían una inmensa cabeza de dragón empapada en sangre. La arrojaron a los pies del emperador y gritaron:

–Cayó del cielo.

Wei Cheng, que había despertado, la miró con perplejidad y observó:

–Qué raro, yo soñé que mataba a un dragón así.

wu Ch’eng-en (c.1505 – c1580)

new york rangers jersey said,

octubre 5, 2016 @ 3:58 am

Personalized lamps along with sports group logos or even other design may also be common. If you possibly can perfect upward, then chances are you can find them somewhere, in stores or maybe online.

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

DejA tu ComEntaRio